Evaluación para una estrategia de éxito: KPIEvaluación para una estrategia de éxito: KPI

Evaluación para una estrategia de éxito: KPI

¿Qué estrategia sigue nuestra organización para saber qué debe hacer para sobrevivir y conseguir el éxito? Funcionan las estrategias que tenemos implantadas? ¿Qué variables hemos seleccionado como claves del éxito? ¿Estamos seguros que son las más idóneas a nuestra organización?

 

Nuestro objetivo es tener éxito, tener un futuro productivo y para esto debemos dar un paso más y detectar los “inductores” de éxito, es decir, aquellas métricas que relacionadas al desempeño nos muestran qué hacer.  Un error común es confundir este objetivo identificando métricas de resultados. Aunque estas son importantes y nos dan información necesaria y útil, sólo nos dicen lo que ya hemos hecho, mientras que las métricas de “inductores” son las que nos dirán qué hacer, en primer lugar, y en consecuencia vendrán los resultados.

 

Los cambios son constantes y debemos adaptarnos a estos si queremos sobrevivir y progresar. Por lo tanto, podemos preguntarnos:

 

¿Qué debemos hacer para aumentar de forma significativa el desempeño de nuestra organización?

 

Fijarnos en los KPI: Key Performance Indicators. Son una eficiente herramienta para conocer si estamos actuando bien, en la aplicación de la estrategia que nuestra organización ha establecido para conseguir los objetivos propuestos.  De ahí la importancia de saber con una evaluación adecuada, si lo que estamos haciendo nos llevará a conseguir los resultados esperados.

 

Los KPI están ligados a los Factores Clave de Éxito: debemos averiguar los de nuestra empresa en particular, porque somos únicos aunque otros puedan elaborar semejante producto al nuestro! De esta forma a la competencia le será difícil replicar nuestros KPI y nosotros podremos lanzar de forma más rápida, novedosos productos al mercado, factor crucial y determinante. 

 

Factores a tener en cuenta para identificar los KPI en nuestra organización:

 

- Bien identificados y definidos: serán los que conseguirán un impacto positivo en el desempeño de nuestra organización y una mejora del funcionamiento previsto.

 

- No se miden en términos monetarios, recordemos que no miden resultados, son métricas de rendimiento. Por ejemplo, un inductor podría ser el número de visitas/reuniones realizadas a nuevos clientes, el tiempo empleado en resolver incidencias a nuestros clientes, etc.

 

- Fáciles de comprender: No controlaremos más de 10 KPI, entre 5 y 7 sería correcto puesto que estamos hablando de “indicadores clave” y nuestros empleados han de prestar atención a estos, muchos dificultarían esta tarea.

 

- Los fabricantes de software nos pueden proponer unas métricas, pero aquí podemos caer en un grave error. Nuestro negocio es único por todas las características que lo componen, puede parecerse o no al de la competencia, pero es muy distinto identificar nosotros mismos los KPI de nuestro negocio que optar por una versión “generalista”.

 

- Revisar frecuentemente los KPI que hemos establecido: las circunstancias de mercado cambian y nuestros KPI también deberán modificarse.

 

- Para que los KPI se implementen de forma eficaz debe haber una implicación de toda la organización. Es decir, no sólo de altos cargos e intermedios, sino del resto de personal que e ve implicado directa o indirectamente en los indicadores seleccionados.

En definitiva, si se saben utilizar de forma correcta los KPI estos pueden dar a nuestra organización un importante valor de negocio futuro y próspero. Podemos aplicarlos a procesos de selección para conocer qué hacer para asegurar la atracción y retención de candidatos que más nos convengan, reforzar la cultura de empresa, para fidelizar a nuestros clientes, etc. Las posibilidades las creamos nosotros, pero para ello es importante antes establecer nuestros objetivos como organización y poder diseñar que hacer para conseguirlo.

 

¿Ya cumplen los KPI de tu organización estos requisitos?

 

 

Patricia Reus Valls

HR Generalist & Talent Acquisition

Escribir comentario

Comentarios: 0